Deportes

Un tal “Judas” Quintero: Por Hugo Illera

Pelotas y Letras | Por Hugo Illera | Un tal “Judas” Quintero

Hay seres humanos a los que Dios los dota de todo lo necesario para triunfar y los aplausos les van inflando tanto hasta perderse en los vericuetos de su propio ego. Esos de mírame y no me toques que es lo mismo que “acúsalo con tu papá Ñoño”.

Lo de Juan Fernando Quintero quedará en el Junior como el negocio más chimbo de su historia. Y no por Junior, sino por la viveza de un jugador que se cree más de lo que es y cuyo recibimiento, con bombos y platillos, lo infló tanto que terminó reventándose.

Y como la vida te da, te quita y te enseña, quisiera saber cómo se sintió “Judas” viendo la maravillosa fiesta de Viera en el Metro y la manera como el Juniorismo ama a sus ídolos. En esa lista no aparecerá jamás.

En Junior han estado volantes creativos maravillosos como  el Pibe Valderrama, Víctor Pacheco, Nené McKenzie, Giovanni Hernández, Dida, Víctor Ephanor, Heleno da Freitas, Paulo César Lima, Carlos Babington, Julio César Uribe, Didí Alex Valderrama, Marcos Cardoso “Marquinho” y Alfredo Arango. Con ninguno se puede comparar.

La verdad es que “Judas” Quintero nunca estuvo en Junior. Cuando llegó y decía tener ofertas hasta de la China y la Conchinchina, lo usó como palanca para hacer que el Junior de Barranquilla “le comprara el pase” siendo un jugador libre y le firmara tres años de contrato.

Si como decía “Judas” que las ofertas eran mejores no hubiera venido nunca al Junior. Y cuando se quedó, lo hizo con la última oferta que le hizo Fuad Char, muy alta en pesos pero lejos de los bultos de dólares que soñó. Y fue un tómalo o déjalo.

Desde el mismo día en que llegó, ya quería irse. Nunca ha sido titular en los equipos por la misma circunstancia: no le gusta el trabajo, juega minutos en los que puede hacer una o dos jugaditas calcadas o hacer un gol de tiro libre, pero noción de táctica, de trabajo colectivo, nada.

Alargó su permanencia en Junior para cobrar el mes de junio porque, desde abril y ratificado en los primeros días del junio ya había decidido irse. Así lo comentó a gente de su entorno y tengo como probarlo.

Buscó escampadero mientras Gallardo conseguía equipo que dirigir e irse con él. Eso no pasó. Y era poco probable que si conseguía trabajo en Europa pudiera llevarlo.

Solo esperaba que un soplo tumbara una teja para salir corriendo donde los señores Char a decir que se iba porque Bolillo lo había “irrespetado” y,  a otros de su círculo, acusó al técnico de ser un “desagradecido” pues fue él quien lo “recomendó” al Junior. Cosa que no es cierta.

En síntesis fue un ultimátum que no cayó bien en la familia Char propietaria del equipo que obró corporativamente: si es así, que te vaya bien, fue la respuesta. Quedó mirando un chispero.

“Judas” Quintero aprovechó que lo sacaron en un entrenamiento para meter a Bacca, porque no estaba dando resultados en el fútbol realizado, y trató de armar semejante lío. Pues le salió el tiro por la culata.

Ya le habían venido insistiendo que no se retrasara tanto, que no fuera hasta donde Didier a recibir el balón, que no metiera pelotazos desde el fondo, que su zona de juego e influencia estaba más arriba, más cerca del arco contrario, para generar fútbol, jugar al fútbol y no pasar el balón de largo.

Siempre hizo lo contrario hasta que, en el mencionado entrenamiento, Bolillo lo sacó, después de charlar con sus asistentes, para meter a Bacca y ensayar con dos puntas junto a Lencina y, el equipo se vio mejor.

Entre otras cosas, oficialmente Bolillo nunca lo dirigió. Los 7 partidos en que estuvo Junior, con poco suceso, el DT era Arturo Reyes. 7 partidos por 1.500 millones de pesos, cuatro meses en recuperación por una lesión y, en medio de la fiesta de Viera, y a días de comenzar la Liga, decidió dejar tirado al Junior que lo recibió con alfombra roja, lo trajo en avión privado y lo puso a vivir en una mansión de Lagos de Caujaral.

Después ha comentado que tiene una oferta de Cruz Azul. Nada cierto. El equipo mexicano para, poder inscribir a Willer Ditta, tuvo que salir del jugador chileno Iván Morales por el tema de cupos de extranjeros.

Recomendaría a su agente Rodrigo Riep a que contacte a Guardiola en el Manchester City, a Ancelotti en el Real Madrid, a Xavi en el Barcelona o a Tuchel en el Bayern Munich, a ver si su fútbol, de niño pechichón, “encaja” en esos equipos.

De igual manera, sería bueno que “Judas” Quintero se reúna con el Néstor Lorenzo para explicarle, al técnico nacional, como le gustaría que monte nuestra selección para que él pueda “encajar” en la misma. 

Arrogante, mentiroso, ventajista y para colmo quiso armarle líos a Bolillo Gómez para limpiarse en él, como trató, para irse con su carita lavada sin menor el atisbo de vergüenza.

Se le cayó la careta al tal “Judas” Quintero…

Tomado de www.diariodeportes.com.co

 

Compartir Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *